Tiendas de peluches
Encontramos las mejores tiendas de peluches

La diferencia de peluches según su color para distintos generos

Ya ha pasado mucho tiempo, mas de un año desde que la tienda londinense de peluches Hamleys, en respuesta a las acusaciones recibidas sobre sexismo, se deshizo de toda marca de los colores rosa y azul, que tipicamente han representado niño y niña y optó por otros colores menos tipicos, el rojo y el blanco, así como cambió sus dependencias de “chicos” y “chicas” para dar paso a clases sin marca de género y clasificadas por temática.

En agosto, Harrods lanzó su nuevo “reino del Juguete”, el cual está organizado por libreto en vez de género, al igual que Hamleys, mientras tanto que en Suecia, Top Toy (propietario de la franquicia Toys ‘r’ Us) y Leklust publicitaron imágenes de un niño vestido de Spiderman llevando un carrito de bebé rosa y de una niña apuntando con una pistola, ejemplo no muy acertado, pues estamos en contra de las armas, de juguete en sus catálogos de 2012. 




Estas imágenes pueden ser bastante habituales en muchos domicilios, sin embargo en el planetapublicitario, extremadamente polarizado en cuestiones de género, la imagen de un niño jugando con peluches rosas sigue siendo extravagante y, para algunas personas, extraña. Pero no debemos de escandalizarnos, es un intento mas para naturalizar los juguetes para ambos generos.

Aunque los canones todavía están muy presentes en el entretenimiento infantil, el año 2012 vio cómo la industria de los peluches, con mundojuguete a la cabeza, comenzó a seguir la iniciativa de Hamleys hacia la neutralidad de género.

El color rosa está extremadamente asociado a lo “femenino” en la cultura occidental, y oriental, de una forma casi natural.

Sin embargo, la asociación de colores a diferentes generos 
sólo se remonta a hace cien años: durante siglos, tanto los niños como las niñas llevaban vestimenta de color blanco hasta los seis años de edad y, sin embargo los tintes de color caramelo empezaron a estar disponibles a mediados del siglo Xix, no fue aun mucho más tarde cuando el rosa y el azul se convirtieron en distinción de género.

En realidad, en comienzo, los fabricantes impulsaron el rosa como un color fuerte y masculino, entretanto
 que el azul claro era el recomendado para las niñas. Es curioso como lo que ahora vemos normal, hasta hace no mucho era completamente al reves.

Un estudio de 1896 sugiere que hasta un 82% de los niños pequeños de seis años jugaban con muñecas. A sido mas adelante, en la epoca contemporanea, cuando se ha diferenciado tanto los juguetes y peluches.

Al igual que lavestimenta, los peluches para niños muy pequeños eran considerados en esta época como adecuados para ambos generos, sin ningún tipo de distinción.

 Los peluches más célebres de los años veinte y treinta eran aquellos sin marca de género: pelotas decosta, yo-yos, pinturas de colores… Incluso la popular pistola de chapa Buck Rogers de 1934 mostraba en la caja al personaje femenino de Wilma Deering llevando un par de pistolas encima.

El cambio llegó con los autores
 del Baby Boom, ese gran crecimiento demografico, que, influenciado por los fabricantes y vendedores, comenzó a vestir a sus niños de azul y a sus pupilas de rosa. Estavotación de colores ha cedido una huella gigante en la industria del juguete en general y el peluche en particular: las muñecas y las cocinitas siempre están creados con motivos de color rosa, mientras tanto que las pistolas y los automóviles están diseñados para atraer a los niños a través de colores oscuros.

La industria del juguete ha estado y está dividida en rosa y azul. Los peluches desde 1920 a 2020 Por supuesto, la búsqueda por la equidad de género en las tiendas de peluches ha forzado la reinvención de Hamleys. Casos como la impresión de internet Riley Maida, una reducida feminista de cuatro años de edad, o Emma Moore, la fundadora de Pink Stinks (“el rosa da asco” en inglés), han atacado la asociación de colores a peluches y cómo los publicistas utilizan esta táctica para sugerir que los intereses de las niñas siguen siendo el maquillaje, la vestimenta y las tareas del hogar,entretanto que a los niños se los anima a que opten por obras más activas, complejas o imaginativas.

Un simple golpe
 de coral, frambuesa o rosa  puede modificar prácticamente cualquier juguete en uno para chicas. Los efectos neutros como los maletines, las velocípedos o las maletas se convierten en incomprensibles para los niños cuando son de color rosa. Por esto, mientras tanto que muchos peluches de género neutro fueron muy exitosos en la segunda década del siglo Xx, cada década ha sido testimonio de cómo decenas de peluches “para niños” o “para niñas” alcanzaron récords de ventas en Navidades, como la Barbie y Mi Pequeño Pony o G.i. Joe y Transformers.

Por todo esto, parece que los peluches típicamente “masculinos” o “femeninos” todavía tienen sitio
 en la carta a los Reyes magos de oriente de los niños.

El rápido desarrollo tecnológico ha observado
 cómo los juguetes neutros como las videoconsolas, los Ipods o los smartphones han estado a la mente en las ventas de los últimos veinte años, pero los Furbies, las muñecas Lalaloopsy y las muñecas de Lego siguen siendo éxitos en las tiendas y la mayoría son de color rosa.

Por supuesto, el inconveniente
 de todo esto no es el juguete en sí: el inconveniente reside en la campaña publicitaria y en la implicación de que ciertos peluches son adecuados para un género u otro y las consecuencias que esto puede atesorar en los niños.

Hasta que todos los peluches y tiendas sean absolutamente neutros, se seguirá presionando a los niños y niñas para que sigan el sendero que se les marca de acuerdo con el ejemplo de su sexo”. Con la segregación practicada por gigantes de las ventas como Toys ‘r’ Us o Amazon al separar los “peluches de niñas” del resto en sus páginas web americanas, es evidente que la médica Nelson y sus colegas asimismo están bastante lejos deobtener su objetivo.

Como explicó la médica Nelson Muntz, responsable de la campaña de Hamleys del pasado año, “estereotipar los peluches según su género limita la elección de los niños y los padres, puesto que influye en las ocupaciones, los intereses y aptitudes en las que toman parte los pequeños y, en últimamemorial, los roles que toman en la sociedad. 

Sin embargo, con el soporte
 de muchos padres, institutos y organizaciones de todo el planeta, será importante ver si más tiendas de peluches siguen los pasos de Hamleys y Harrods hacia la neutralidad de género y cuáles serán los peluches que liderarán las ventas de juguetes y peluches en las próximas decadas.